Food Lanzamientos Lifestyle Notas

¿Cómo cuidar la alimentación de nuestros hijos en vacaciones de invierno?

Llegaron las tan ansiadas vacaciones tanto para los niños como para los docentes y la preocupación de los padres se siente por todos lados.

Las incertidumbres no se relacionan solamente con las actividades que llevarán a cabo durante esas semanas, un factor importante para los padres también es el cambio de la alimentación de sus hijos.

Los niños alteran su ciclo del sueño, se despiertan a cualquier hora y, por ende, dejan de respetar el orden de las cuatro comidas.

Para este tipo de circunstancias, la Licenciada Viviana Desanzo (MN: 1275), Nutricionista del Área de Nutrición del Centro Terapéutico Dr. Máximo Ravenna recomienda repetir las conductas sanas en nuestro día a día: “Es importante continuar con el aporte óptimo de vegetales, frutas y verduras que suele disminuir durante esta época por las condiciones climáticas”.

Algunas de las opciones para introducirlas en la alimentación cotidiana son los guisos, cremas de verduras o sopas. También cualquier fruta cítrica rica en vitamina C, las cuales contribuyen a fortalecer las defensas y reducir las gripes o los resfríos, como la naranja o el pomelo.

Inclusive, como los niños tienen más tiempo libre, esta es una buena oportunidad para que se involucren en la preparación de las comidas y, así, puedan aprender hábitos alimenticios saludables desde pequeños.

La Licenciada Desanzo advierte que la frecuencia y distribución de los alimentos es de suma importancia, es por eso que uno de los principales errores es dejar de desayunar. Como los chicos se despiertan más tarde, el desayuno es una de las comidas que suele ser suprimida cuando, en realidad, es de las más importantes del día.

“Cada cuatro horas, en promedio, se produce el vaciamiento gástrico y nuestro sistema endocrino y exocrino se dispone para producir hormonas y enzimas digestivas. Por ende, a mayor periodo de ayunos mayor trastorno nutricional” explica Desanzo.

Hacer un desayuno completo se relaciona con un buen desarrollo físico y psíquico. Entre los ingredientes que se necesitan para que sea saludable, se recomiendan los lácteos, cereales y frutas.

Para poder darles un gusto, en vez de recurrir a las típicas golosinas, gaseosas o galletitas industriales, se puede optar por opciones más saludables como yogurts con cereales sin azucares, barras de cereal o jugos de frutas caseros. Estos últimos son una excelente oportunidad para prepararlos con amigos o en familia y hacer una actividad distinta.

Además de la alimentación, la actividad física también cumple un papel fundamental en el estado de bienestar de los niños. Es por eso que la Licenciada Desanzo advierte “Lo ideal sería que pasen menos tiempo sedentario frente a pantallas y más tiempo realizando actividades al aire libre, obviamente bien abrigados y contenidos”.

La natación, una competencia de baile, andar en bicicleta o simplemente dar un paseo bien abrigados son algunas de las actividades que permiten activar el metabolismo de los niños.

Teniendo en cuenta estos consejos, los padres podrán estar más tranquilos con respecto al bienestar de sus hijos, y los niños disfrutarán de unas divertidas vacaciones.

Deja un comentario